Bailar la palabra

Entrevista a Rigo Pex y Javier Mosquera de la Vega por el proyecto Buzón de baile / Radio 3.

La bailarina y coreógrafa Victoria P. Miranda bailando la palabra “valentía”

Una vez le preguntaron a Isadora Duncan, “¿y de qué va su obra?”, a lo que la coreógrafa y bailarina contestó: “si pudiera contarlo no lo bailaría”.


Más allá de la lucidez de una respuesta del todo pertinente a una pregunta aburrida, la sentencia pone sobre el tapete un binomio, lenguaje del cuerpo-lenguaje de la palabra, que afortunadamente no siempre funciona como dicotomía. Semántica y movimiento suelen necesitarse en algunos de los momentos del proceso coreográfico. La danza puede escribirse y la palabra, bailarse. Con el filtro de la traducción, de libre interpretación, pero conjugarse, al fin y al cabo, si se quiere.

La historia reciente de la creación en danza está repleta de ejemplos. Uno de ellos se gestó hace unos meses, durante parte del confinamiento, y en la actualidad cosecha un reseñable número de visualizaciones y repercusión. Se trata del proyecto Buzón de baile, dirigido por el DJ Rigo Pex y el gestor cultural Javier Mosquera de la Vega para Radio 3. De la combinación se aprecian varias cosas interesantes, por ejemplo, enmarcar la iniciativa en una radio. “Es una gran oportunidad que RTVE a través de Radio 3 Ext apueste por la danza, ya que es una forma única de dar difusión, visibilidad y generar nuevos públicos”, explica a este medio Mosquera de la Vega.

El bailarín y coreógrafo Álvaro Murillo bailando la palabra “coraje”

“Cada semana publicamos cápsulas de 2 minutos máximo para dar a conocer un espacio virtual donde la danza y la semántica se cruzan gracias a la coreografía de un bailarín, de un dúo o de un grupo que elige la canción, el vocablo y el sentimiento, que nuestro equipo graba sin cortes y de forma espontánea”, detalla Rigo Pex.

Hasta la fecha son más de sesenta y cinco palabras las que forman parte de este diccionario gestual. Ansiedad, aceptación, melancolía, paciencia, resurgimiento… algunas de ellas. “A cada invitado se ofrece una lista con 10 palabras previamente elegidas por Rigo y yo, relacionadas con las emociones humanas. Las creadoras eligen la palabra con la que mejor se identifican y se sienten cómodas. También, se ofrece la posibilidad de que los mismos bailarines elijan su palabra fuera de las que le hemos proporcionado. Es de gran interés para nosotros, en estos momentos de pandemia, conocer la emociones que han sufrido y cómo son capaces de expresarlas a tráves del movimiento y la palabra”.

La bailarina y coreógrafa Inés Narváez bailando la palabra “ansiedad”.

Las localizaciones donde se desarrollan estas cápsulas de vídeo también son importantes y en ocasiones dibujan un retrato del momento. Es el caso de la pieza protagonizada por la bailarina y coreógrafa Victoria P. Miranda en mitad de la nieve que dejó Filomena en Madrid el pasado mes de enero. “Te va a parecer exagerado”, cuenta Rigo Pex, “pero para que veas en redes un videoclip de 1 ó 2 minutos de duración, hemos empleado unas 8 horas de trabajo. Desde contactar con el artista, explicar la idea, buscar la localización, cuadrar horarios, desplazamientos dentro o fuera de Madrid, colocar dos cámaras: uno que recoge los planos mas cortos y fluidos y otro en plano general con zoom. Habitualmente por cada cápsula se suelen hacer 3 tomas hasta que el invitado/a en su improvisación se siente a gusto y decide cuál fue la que mejor que ha quedado. En posproducción se cuadran las dos fuentes, se nivelan los colores, se practica etalonaje y se aplica la infografía. Por último se hace el envío del material a Radio 3 junto a la información personal y las imágenes promocionales”.

El bailarín y coreógrafo bailando la palabra “atracción”.

Paloma Hurtado, Manuel Rodríguez, Carmen Fumero y Miguel Zomas, David Vilarinyo, Camille Hanson, Verónica Garzón & Begoña Quiñones, Mercedes Pedroche, Inés Narváez, Clara Pampyn y Carmen Werner, entre las muchas creadoras que forman parte de una iniciatva que también sirve como mapa de nombres de la creación actual de la danza con el objetivo de llegar a los más jóvenes, “por eso tienen una duración de 30 segundos y un máximo de dos minutos como si fuera un Tik- Tok o las Stories de Instagram”, concluye Mosquera de la Vega.

Todas los vídeos de Buzón de baile pueden verse en la web de RTVE.