Rubén Olmo, nuevo director del Ballet Nacional de España.

El bailarín y coreógrafo asumirá el cargo el próximo 1 de septiembre.

 

De izquierda a derecha: Antonio Najarro, actual director del Ballet Nacional de España, Amaya de Miguel, Directora General del INAEM y Rubén Olmo, nuevo director del BNE.

 

El bailarín y coreógrafo Rubén Olmo (Sevilla, 1980), Premio Nacional de Danza 2015 en la modalidad de interpretación, será el nuevo director del Ballet Nacional de España, a partir del 1 de septiembre, fecha en la que relevará a Antonio Najarro, en la dirección de esta compañía desde hace 8 años. El proyecto de Olmo ha sido seleccionado por el Consejo Artístico de la Danza de entre 12 candidaturas presentadas.

El nombramiento ha sido anunciado en rueda de prensa esta mañana en el Teatro de la Zarzuela por el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), del Ministerio de Cultura, y Rubén Olmo ha confesado cumplir un sueño al ponerse al frente de esta compañía “que amo y respeto desde siempre y donde ingresé como bailarín cuando tenía 18 años”. De su línea de trabajo, que desarrollará durante los próximos cinco años, ha destacado tres focos principales que pasan por la difusión de la danza española a nivel nacional e internacional, la recuperación de repertorio histórico, estrenado dentro y fuera del Ballet Nacional de España y la elaboración de una nueva línea de trabajo que atienda a una creación de vanguardia pegada a la gente más joven. “Quiero que el Ballet Nacional de España sea un motor de creación y recoja lo que pasa más allá de sus puertas”, ha declarado. “Quiero invitar a creadores consolidados y jóvenes. Y si se equivocan, que sea también dentro de esta casa porque el error forma parte de la creación”.

Otro de los objetivos de Olmo la frente de esta compañía en cuanto al discurso artístico será acercar el trabajo entre la danza española y el flamenco. “Siempre me he considerado un puente entre estas dos disciplinas”, ha dicho, “y voy a intentar que no se dé esa separación entre ellas”. En este sentido, el recién nombrado director ha manifestado su intención de recuperar obras de Mario Maya para el BNE así como de abrir la compañía a nuevos compositores de danza española.

Antonio Najarro, que finalizará su dirección el próximo mes de agosto, ha declarado estar muy satisfecho con el nombramiento de Rubén Olmo a quien ha definido como “un gran profesional, muy querido en la danza, y un gran ser humano”. “Hoy es uno de los días más felices de mi vida porque además se está haciendo un cambio de manera muy constructiva”, ha declarado Najarro.

Rubén Olmo ha explicado que la línea de trabajo que desarrollará al frente del Ballet Nacional de España continuará con la desarrollada por Antonio Najarro desde hace 8 años. “Quiero tener a Antonio cerca porque me siento muy orgulloso del Ballet Nacional de España que tenemos gracias a él”.

El Ballet Nacional de España cuenta con un presupuesto de un millón ciento veinticinco mil euros para producción artística.