`The Entertainers´ o la conexión corporal y geográfica

Entrevista a Roser López Espinosa, directora y coreógrafa de The Entertainers, nueva creación para la compañía Skånes Dansteater de Malmö, Suecia. Estreno el 15 de junio en el Seoul Arts Center (Corea del Sur).

`The Entertainers´, de Roser López Espinosa. © Jenny Baumgartner

 

La temática del “togetherness”, el “estar juntos”, ha sido arranque de la pieza. La invitación de la compañía sueca Skånes Dansteater de Malmö, iniciativa. Y por lo que se deduce de las palabras de la coreógrafa Roser López Espinosa (Granollers, 1980), un sueño hecho realidad. “Este proyecto me ha ofrecido la oportunidad de trabajar con una gran compañía que cuida mucho el oficio. He sentido mucha calidez, respeto y aprecio”, declara. El próximo 15 de junio en el Seoul Arts Center de la ciudad coreana tendrá lugar el estreno de The Entertainers, la obra que la creadora ha ideado para el colectivo sueco y que se enmarca en el programa Sweden Connection que el Skånes ha desarrollado con la Compañía Nacional de Danza Contemporánea de Corea del Sur. Una primera colaboración entre estos dos países alrededor de la danza, que incluye otras tres piezas más en el programa confeccionado y ha querido contar con la coreógrafa catalana en el marco de apertura, apuesta y oportunidades que se mueve el colectivo sueco. “Las condiciones de creación han sido un lujo. Toda la compañía trabaja con un mismo fin. Hemos ensayado en unos estudios preciosos y hemos tenido un teatro a nuestra disposición desde la mitad del proceso de creación. La compañía también cuenta con un estudio de sonido y en la recta final Mark Drillich (autor de la música original para la pieza) ha trabajado puerta con puerta con el teatro de la compañía, así que veía los ensayos, hacía los ajustes necesarios en la música e immediatamente podía probar los cambios con nosotros hasta que todo encajaba”.

 

`The Entertainers´, de Roser López Espinosa. © Jenny Baumgartner

 

The Entertainers es un trabajo para tres bailarines (Sarah Bellugi-Klima, Laura Lohi y Matthew Walsh Bade) que se sumerge en el ideario del circo y show bussiness acrobático de los años 30, “el glamour y la elegancia propios de esa época, los trucos acrobáticos antiguos, el refinamiento, un toque de humor, los entramados físicos complejos e incluso monstruos fantásticos…” y que es muestrario del discurso que viene trabajando Roser López Espinosa desde hace años, cristalizado en un identificativo lenguaje coreográfico que responde a una exigente fisicalidad que se detiene en el reconocimiento de los detalles. “Cuando me hablaron del `togetherness´ me pareció que encajaba perfectamente con las herramientas que llevo desarrollando desde hace años: el trabajo que llamamos `nudos´, que es un tipo de partnering específico con los dedos de las manos entrecruzadas, los enredos físicos complejos, la complicidad y el trabajo de equipo, que son pilares de mi trabajo”. Seis semanas entre ensayos y trabajo técnico en el teatro y mucha tarea de mesa hecha de antemano, “para poder encarrilar el proyecto a nivel de imaginario lo antes posible” será realidad el próximo 15 de junio en Seúl. “Este nuevo proyecto como coreógrafa me ha confirmado una vez más lo mucho que me gusta dirigir. Me sigue sorprendiendo, porque sé lo que significa para mí bailar. También he descubierto que me encanta observar. A los bailarines, poner atención en sus recursos y en lo que les mueve. Hay algo hermoso en aprender juntos”, concluye.

 

 

Anuncios