Espacios Singulares en clave de danza

Crónica del ciclo `Espacios Singulares´ (del 28 de octubre al 1 de noviembre), del Festival Internacional de Danza Contemporánea, Mes de Danza (del 26 de octubre al 6 de noviembre).

 

`Bolero´, de Jesús Rubio, en las Pistas de Skate de la Plaza de Armas © Luis Castilla

`Bolero´, de Jesús Rubio, en las Pistas de Skate de la Plaza de Armas © Luis Castilla

 

“Están haciendo como un baile”, narraba susurrante, cómplice y respetuosa, una señora a su hija, al pasar por uno de los espectáculos programados en los Espacios Singulares del Mes de Danza. Y se quedaron. De ciudadanas a espectadoras en un golpe de mirada.

Es ejemplo concreto este momento, representativo de otros muchos similares en cualquier punto del planeta, de uno de los atributos propios de la programación de danza en la calle: la formación de nuevos públicos. La capacidad transformadora sobre paseantes convertidos en audiencia. Tal vez momentánea. Tal vez de largo recorrido. Pero tras más de dos décadas de vida (el Festival Internacional de Danza Contemporánea, Mes de Danza, está cumpliendo su edición 23), la muestra andaluza que dirige María González, puede presumir de contar con un público identificado como fiel, situado a la espera de los trabajos programados, cuidadosamente señalizados en parques, plazas y espacios artísticos de Sevilla, con una consideración y silencio que conmueve. Presumiblemente adepto y consciente de su posición ante lo que se tiene frente a los ojos. Ha dibujado esta audiencia, con una buena asistencia, los once trabajos que se han podido ver en este ciclo de danza en espacios singulares (la programación total asciende a 23), que arrancó el pasado 28 de octubre y finalizó el 1 de noviembre (el Festival lo hizo el 26 de octubre con programación de sala, que se extiende hasta el 6 de noviembre). Espectáculos cristalizados en solos, dúos y tríos, en su mayoría, que recogen una amplia radiografía de la creación dancística actual de varias comunidades autónomas.

`Welcome back, Walter´, de Teresa Navarrete y Miguel Marín, en el Hotel Petit Palace de Santa Cruz. © Luis Castilla

`Welcome back, Walter´, de Teresa Navarrete y Miguel Marín, en el Hotel Petit Palace de Santa Cruz. © Luis Castilla

 

Euskadi es una de ellas. Bajo la iniciativa `Carta Blanca a…´, puesta en marcha en la edición pasada, y en la que un centro, entidad o colectivo fuera de Andalucía trae a la muestra varias propuestas, se han visto tres trabajos de esta comunidad auspiciados por La Fundición de Bilbao, espacio de exhibición y dinamización de la creación contemporánea, en activo desde 1986, e invitado a esta `Carta Blanca´ de 2016. Gear, una obra para 6 intérpretes de Matxalen Bilbao, mostrada en la Pasarela de San Jerónimo el 31 de octubre (con las fantásticas vistas del río a sus espaldas) y en el Parque de María Luisa el 1 de noviembre, propuso un trabajo de gran formalidad y líneas depuradas, alrededor del grupo como temática y las composiciones visuales y emocionales que pueden darse desde los individuos que lo integran, destacando una gran musicalidad por la interpretación de sus bailarines y la banda sonora utilizada, con composiciones de Mozart y Bach. La sorpresa (con todas sus acepciones positivas) llegó a Sevilla con el montaje Lur Away, de Alaitz Arenzana & María Ibarretxe / Sra. Polaroiska, visto los días 31 de octubre y 1 de noviembre en el Antiquarium. Danza, performance, música en directo, proyecciones, una composición espacial dibujada por mesas redondas con centro de flores y sillas, debidamente forradas, que recuerdan a una boda común o acto ceremonioso tradicional, y una requerida participación del público, componen una inteligente y divertida propuesta, con lectura existencial de trasfondo. Pautas tan cotidianas o lejanas como las que se ofrecen para sobrevivir a un atrangantamiento, un ataque de oso, un huracán o la muerte de un ser querido, son narración y premisa para construir un fluido e inesperado trabajo en el que, hasta el movimiento desarrollado por los bailarines, cuenta con un muy especial sello propio. Tormenta, espectáculo para sala del coreógrafo Igor Calonge, sólido montaje de tintes oníricos alrededor de la fuerza y la fragilidad del cuerpo, con escena inicial de gran belleza y excelente interpretación de sus tres bailarines, completó la oferta de La Fundición de Bilbao para el Mes de Danza.

`Lur Away´, de Sra. Polaroiska, en el Antiquarium. © Luis Castilla

`Lur Away´, de Sra. Polaroiska, en el Antiquarium. © Luis Castilla

 

El Circuito Acieloabierto, de la Red del mismo nombre a la que pertenece el Mes de Danza, también ha estado presente en los espacios singulares de la muestra andaluza con los trabajos Eran casi las dos, de Carmen Fumero y Miguel Ballabriga (28, 29 y 30 de octubre en el Hotel Petit Palace Marqués de Santa Ana, Centro Cerámica de Triana y Pista de Skate de la Plaza de Armas); Bolero, con coreografía de Jesús Rubio e interpretación de Alberto Alonso y Clara Pampyn (30 y 31 de octubre en la Pista de Skate de la Plaza de Armas y el Patio del Archivo de Indias, respectivamente) y Esfera, montaje creado por Olatz de Andrés para la compañía Tarde o Temprano Danza (28 y 29 de octubre en la Universidad de Sevilla/Tabacalera y Metro Puerta Jerez). También ha acogido el ciclo Espacios Singulares un estreno absoluto: En Vano, del creador y bailarín Arturo Parrilla junto a la compañía de danza inclusiva Danza Mobile. Una obra mecida por la delicadeza, con la habilidad de cristalizar su título (“vano”: un hueco abierto en una superficie y “una promesa”, según el creador) a través de la estructura móvil de madera utilizada y de la interpretación de sus cuatro bailarines (29 de octubre y 1 de noviembre en la Puerta Jerez y el Casino de la Exposición).

`En Vano´, de Arturo Parrilla-Incubo Teatro/Danza Mobile, en Puerta Jerez. © Luis Castilla

`En Vano´, de Arturo Parrilla-Incubo Teatro/Danza Mobile, en Puerta Jerez. © Luis Castilla

 

La compañía francesa Ex-Nihilo, dirigida por Anne Le Batard y Jean-Antoine Bigot, especializada en el trabajo de espacios exteriores desde hace veinte años y que ha visitado en otras ocasiones el Mes de Danza, ha abanderado una de las iniciativas más destacadas en esta edición de los singulares del festival andaluz, con Shapers, proyecto euro-mediterráneo de formación y cooperación, que se ha desarrollado durante dos semanas en diversas fases: taller, audición para dos intérpretes (las bailarinas andaluzas Elvi Balboa y Lucía Bocanegra han sido las seleccionadas de entre un total de 35 aspirantes), una residencia y muestra final. El viernes 28 de octubre en la Fundación Tres Culturas, se realizó la presentación del trabajo desarrollado hasta el momento de este proyecto, que tiene un plazo de ejecución de dos años y está integrado, hasta la fecha, por 2 bailarines marroquíes, 2 egipcios y 2 españolas, seleccionados en sus países de origen. Ocho será el total de intérpretes que compongan este dispositivo que dota de herramientas la formación de intérpretes en la escena coreográfica de la zona del mediterráneo, en espacios públicos y singulares.

 

`Shapers´, Proyecto euro-mediterráneo de formación, en la Fundación Tres Culturas. © Luis Castilla

`Shapers´, Proyecto euro-mediterráneo de formación, en la Fundación Tres Culturas. © Luis Castilla

 

Completaron la oferta de los Espacios Singulares las propuestas Ballata per un Ananás, de la joven coreógrafa Marta Camuffi, galardonada con el segundo premio en la pasada edición del Certamen Mujer Creadora del Festival Costa Contemporánea (1 de noviembre en el Parque de María Luisa/Museo Arqueológico); Bach, de la compañía Mal Pelo, con interpretación precisa y etérea de Federica Porello (1 de noviembre en el Casino de la Exposición); Welcome back, Walter, delicado, cómplice y eficaz dúo de la coreógrafa y bailarina Teresa Navarrete y el músico Miguel Marín, que deja ver, entre otras cosas, el estupendo momento creativo y profesional en el que parece encontrarse Navarrete (29 de octubre en el Hotel Petit Palace de Santa Cruz), y Amortal combat, una propuesta de Los Moñekos en clave de humor (30 y 31 de octubre en la Torre Radiópolis y la Pasarela de San Jerónimo), programada en complicidad con el Festival Circada.

`Bach´, de Mal Pelo/Federica Porello, en el Casino de la Exposición. © Luis Castilla

`Bach´, de Mal Pelo/Federica Porello, en el Casino de la Exposición. © Luis Castilla

 

Una selección de cine de danza de la mano del Festival Choreoscope, que ha contado con la colaboración del Festival de Cine Europeo de Sevilla y Mi cole baila, iniciativa con la que se ha acercado la danza a las escuelas, completan la oferta de estos primeros días de festival, alrededor de los espacios singulares, caracterizada también por la cooperación meteorológica que ha vestido al Mes de Danza con 30 grados y sol. Hasta el 6 de noviembre continúa la programación de sala marcada, en buena medida, por el sentido del humor de gran parte de los espectáculos mostrados. Pero eso merece otra crónica (en los próximos días).

Anuncios