Medea en blanco y negro

Angelrodriguez.medea1ok©NuriaGarcia

 

Inspirada en la tragedia griega, pero alejada de la Grecia clásica. En blanco y negro. Sin artificios. De ambientación neutra y con el peso de la lectura en el movimiento de los trece bailarines que componen esta reinvención del clásico que firma Ángel Rodríguez (Madrid, 1964), bailarín, coreógrafo y maestro. “A lo largo de muchos años de trabajo, la madurez, tanto profesional como personal, ha hecho que me plantee la creación de una manera diferente y observando, desde un total aprendizaje, intentar evolucionar y dar un paso adelante. Con esta obra he querido investigar sobre el movimiento y la interpretación y he necesitado conectar la expresión de las emociones directamente con la parte física”, afirma el creador. De unos 75 minutos repartidos en dos actos y banda sonora trazada a modo de collage de diversos autores y estilos, en el que ha colaborado el joven compositor español Jesús Rubio, la Medea de Ángel Rodríguez se presenta como uno de los próximos acontecimientos de la agrupación alemana que dirige Robert Conn, ex bailarín del Ballet de Stuttgart, y que suele nutrir el repertorio del Augsburg Ballet con creaciones de coreógrafos invitados, dibujando un interesante y ecléctico perfil, tanto en su discurso como en la interpretación de los bailarines. “El trabajo con la compañía está siendo muy bueno”, continúa Ángel Rodríguez, “estoy encontrando unos bailarines entregados y con ganas de aprender. Y esto es algo que motiva e inspira a sacar mucho de ellos y que al final el resultado sea más gratificante. La bailarina Jiwon Kim, de nacionalidad coreana, es quien interpreta el papel de Medea y está haciendo un trabajo increíble”.

angelrodriguez.medea2

Aunque en el recorrido artístico de este creador, la danza de nuestro país cuenta con su rúbrica, (la Compañía Nacional de Danza, en la que comenzó a coreografiar, el Ballet Carmen Roche, la Fundación Alicia Alonso, el Joven Ballet de Cámara de Madrid, la Compañía Suite Española…), agrupaciones y plazas internacionales han estado muy presentes casi desde los inicios, en la vida profesional de Ángel Rodríguez. Y trabajos con su identidad forman parte del repertorio de compañías como la austríaca Tanz Company Innsbruck o el Ballet del Teatro Mikhailovsky de San Petersburgo. “Me siento en un momento dulce. Con posibilidades de realizar creaciones como invitado en compañías internacionales en las que existe una valoración con apoyo, ayuda y empuje para continuar este apasionado y duro trabajo. Es triste que esto tenga que ocurrir cruzando fronteras, pero me siento afortunado porque al menos a mí me ocurre. Lucha es lo que nos mueve a muchos de nosotros… Al fin y al cabo somos artistas. Y sin ello no conseguiríamos ser felices”.

 

Medea. Ausgburg Ballet. El 17 de abril en el Theater Ausgburg.

Publicado en Susy Q. Revista de Danza. Marzo-Abril 2015.

Anuncios