La calle es el lugar

EX NIHILO_166

Ha finalizado el ciclo Danza en Espacios Singulares del festival Mes de Danza, que está cumpliendo 21 ediciones hasta el próximo 9 de noviembre (fecha en la que concluirá la muestra que arrancaba el pasado día 30) y varias ideas de perfil alentador, resultan tras este intenso fin de semana que ha dejado un total de 9 propuestas (muchas más actuaciones, ya que la mayoría de los trabajos presentados hacían doblete) en tan diversos como numerosos rincones de Sevilla. Una de ellas, bien puede ser eso de que el paso del tiempo (y lo que con él se va consiguiendo) sirve para cosas. Muchas. En este sentido, las 20 ediciones que la cita andaluza tiene a sus espaldas, han resultado beneficiosas para, por ejemplo, contar con la asistencia de un público que asoma fiel a las propuestas que en cada entrega se presentan en los espacios singulares, ciclo marca de la casa desde hace unas cuantas ediciones ya. Con los habituales (Setas de Sevilla y Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, entre otros) y los que van surgiendo. En esta edición la novedad pasó por Los Baños de la Reina Mora, espacio re-descubierto recientemente en la ciudad y aún desconocido para gran parte de sus habitantes. Y se presenta el Mes de Danza, en este sentido, guía turística personalizada, a través del movimiento, por buena parte de la ciudad.

Recoger un sentir, en parte de la gestión cultural y artística del momento, y ponerlo en escena, ha sido material también (teórico y práctico) en este ciclo en el que muchas de las propuestas que han podido verse venían con el sello de Acieloabierto, nueva red de festivales de danza en espacios no convencionales a la que el Mes de Danza pertenece, junto a otros nueve, y que cosecha ya, y a pocos meses de su fundación, gran acogida entre artistas, espacios y espectadores, derivando de esta iniciativa, otra idea de cariz edificante: la de contar con una programación más amplia, beneficio para creadores, intérpretes, festival y público.

SHARON FRIDMAN_312

Ha habido tiempo en este intenso fin de semana para descubrir nuevas propuestas y reencontrarse con otras de recorrido. Para sentarse a mirar y para moverse y participar. Trabajos de Daniel Doña, Sharon Fridman, LASALA, Natalia Jiménez, Arturo Parrilla y Raquel Madrid, La Calabaza, Proyecto Titoyaya y B612, han transcurrido por los espacios singulares del Mes de Danza. Ex Nihilo y su Le nom du lieu, sencillamente los marcó. Compañía francesa dedicada a usar la calle como escenario, herramienta, concepto y eje de sus trabajos (no existiría su discurso sin ella), desde hace más de 20 años, pasó por la Calle Santillana y la Plaza de la Encarnación con la demostración latente de que lo suyo es realmente pensar la calle y transformarla, con un punto de partida y resultado tan agudo como poético.

Trabajos de sala han tenido también su lugar en estos primeros días de festival y han pasado por él, desde el 30 de octubre, Jardín en el aire, montaje destinado al público familiar firmado por la agrupación Date Danza; El Desenterrador, con factura y resultado de taller, de la compañía catalana Societat Doctor Alonso y Welcome to the Montgomery Experience!, eficaz espectáculo inaugural de esta edición 21 del Mes de Danza, ideado por el músico Miguel Marín y su banda Montgomery y las coreógrafas y bailarinas María M. Cabeza de Vaca y Teresa Navarrete, que fue concierto, espectáculo de danza…

 

 

…y celebración.

 

Anuncios