Rendición

Silencio.DanielAbreuCrítica de Silencio. Compañía Daniel Abreu. Sala Cuarta Pared (Madrid). 7 de noviembre de 2013.

En el dossier de Silencio, última obra del bailarín y coreógrafo Daniel Abreu (Santa Cruz de Tenerife, 1976) creada para su propia compañía y estrenada en la pasada edición del Festival Internacional Madrid en Danza, se adelanta aquello por lo que transitará el espectador de este trabajo: “Un poema a la vida en una sucesión de contrastes”. Una serie de escenas o cuadros (que es también fórmula o elemento común en el discurso de Abreu), protagonizados por el propio creador, Anuska Alonso y Dácil González, brillantes intérpretes y compañeras de viaje de este coreógrafo desde hace algunos trabajos ya, trazan la estructura de Silencio que se presenta como una reflexión sobre ese sucumbir y asunción a los que de vez en cuando está bien aferrarse para desechar cualquier tipo de resistencia. No es trabajo aislado esta nueva obra de Daniel Abreu y además de responder a la coherencia de ese lenguaje interpretativo y coreográfico que el artista viene desarrollando con gran congruencia desde hace años, certifica la evolución de todo aquello por lo que parece transitar su universo, directamente relacionado con entresijos y rincones, evidentes y escondidos, del ser humano. Si en Animal, anterior trabajo de Abreu para su compañía, acontecía la lucha y primeros instintos, aquí lo hace la rendición y últimos respiros. Adentrarse en un trabajo de este creador canario afincado en Madrid, de intensa trayectoria creativa (en los últimos meses ha estrenado también Anything, para la Zagreb Dance Company y la madrileña sala Cuarta Pared, donde es residente, ha mostrado varios de sus solos), es navegar también por la disparidad del ser humano ante cualquier situación y percibir esos matices que nos hacen absolutamente imperfectos. Pero es también presenciar una gran potestad para notificarlos apoyada en esa autoridad que ostenta Abreu sobre un lenguaje dancístico que nace y muere en el cuerpo, gran protagonista de sus trabajos, punto de partida, desarrollo y gran aliado de este coreógrafo que es también intérprete de impecable factura.

(Publicada en Susy Q. Revista de Danza. Núm. enero-febrero  2014)

 

Anuncios