Mentores y discípulos

Provocar que pasen cosas. Apoyar las cosas que puedan pasar. Esa viene siendo la premisa de Mentores y Discípulos, proyecto que puso en marcha en 2002 la Iniciativa  Artística  Rolex, y en la que reune, cada dos años, a grandes maestros y jóvenes emergentes de distintas disciplinas (música, artes visuales, literatura…). Seis categorías en las que un  artista  consagrado  (el  mentor, elegido por un Consejo Asesor, del que ha formado parte Pina Bausch) acepta  alentar  y  guiar  a  un  artista  joven (el  discípulo, elegido por un comité de selección). Entre  ambos  deciden  la  forma  más  efectiva  de  ese   intercambio. Al respecto, Rolex apoya con dinero, seguimiento y difusion del resultado artístico. En el apartado de danza han pasado maestros como Jirí Kylián, William Forsythe, Anne Teresa De Keersmaeker,  Saburo Teshigawara y Trisha Brown.

El nuevo mentor

En esta nueva entrega de la iniciativa, que tiene carácter bienal, sera el coreógrafo Lin Hwai-min (Taiwan, 1947), el mentor elegido. Director de una de las más importantes compañías de danza de toda Asia, la Cloud Gate Dance Theatre (que ha podido verse en varias ocasiones en nuestro país), el creador es considerado como uno de los pioneros de la danza contemporánea en el continente asiático. Su lenguaje coreográfico, abanderado de una gran espiritualidad, es conocido por la mezcla entre la creación contemporánea del movimiento y otras disciplinas como la meditación y el taichi.

El nuevo discípulo

Trabajará junto a Lin Hwai-min el joven bailarín y coreógrafo brasileño de 28 años Eduardo Fukushima, formado con figuras de la danza contemporánea de Brasil y emergente creador. Sus dos últimos trabajos Entre   Contenções   ( Entre   contenciones,   2008 )   y   Como   Superar  o  Grande  Canasaço?  ( ¿Cómo  superar  el  gran  cansancio?,2009/2010 ), lo presentan como un arriesgado coreógrafo al que apetece seguir la pista. La investigación y el gesto, presiden su lenguaje.

 

 

Anuncios