Travis Magee. La ingravidez (y la vida) en un click

Fotos: Travis Magee

Lleva muchos años en esto, en hacer fotografías que son de danza y de muchas otras cosas. Pero yo descubrí a Travis Magee hace unas semanas en Facebook. Su página en esta red está cargada de imágenes ejemplarizantes del discurso de este joven fotógrafo, que reside en Nueva York y con el que le está dando una auténtica vuelta al mundo de la fotografía dancística. Lo conoce bien. Desde el lado en el que se encuentra ahora, como cada vez más reputado fotógrafo, y del otro, cuando ejercía de bailarín en compañías como la Genesis Dance Company y la de Lucinda Childs. Desde luego, mi interés por conocer más de su trabajo, y darlo a conocer desde aquí, fue inmediato. Su respuesta, también (Thank you!)

¿Cómo empezó todo? ¿Cómo se cruza al otro lado del objetivo? “Tenía 16 años y estudiaba en la Escuela de Alvin Ailey en Nueva York. Un día, llevaba mi portafolio de fotografías, que en su mayoría eran imágenes de amigos, familiares y animales. Karen Arsenaux, director de la Génesis Dance Company, me pidió mirar mi trabajo y empecé a hacer fotografías para su compañía. Yo no sabía nada de cómo trabajar en un estudio ni de fotografiar a bailarines y tuve que tomar clases en el International Center of Photography. Pero aprendí rápidamente ya que mi formación como bailarín me dio un ojo natural para el movimiento, la forma y para encontrar el momento preciso en el tiempo”.

Aquellos primeros escenarios de estudio, dieron paso a los que hoy marcan sus imágenes y su discurso: espacios cerrados cristalizados en dormitorios, salones, iglesias… y espacios abiertos que muestran cualquier cara de una ciudad. Son ellos, los lugares donde transcurre todo, los que humanizan a sus bailarines, que se muestran mitad de aquí, mitad de allí, y rara vez tocan el suelo. Nada parece quedar al azar en sus fotos, que encuentran el origen de su ser en la literatura. “En la literatura está la fuente de mi inspiración. Recuerdo cuando leí La Carretera, de Cormarc McCarthy y el sentimiento de aislamiento, de pérdida y desesperación que se desprendía de sus palabras. En aquella época yo no dormía bien y cuando lo hacía era de una manera nerviosa e inquieta. Así que quise crear una imagen, ésta, que mostrara cómo me sentía cada vez que miraba mi cama”.

A pesar de la gran preparación que parece exigir sus fotografías, el sentimiento al admirarlas conecta con lo visceral y la emoción. Seguramente con el lugar desde donde se originan. Ausentes totalmente de photoshop, lo que ves es lo que hay. Y lo que hay le empieza a llevar por un camino de lugares y reconocimiento que comienzan a situarle como destacado artista. Por cierto, le encantaría venir a nuestro país para trabajar con bailarines de por aquí… Para los interesados, todos los datos de contacto en su web.

www.travismagee.com

www.facebook.com/pages/Dance-Photography-by-Travis-Magee/141621142605885

Anuncios